studium

(2012 -)

El dibujo del natural constituye uno de los mejores ejercicios de entrenamiento para el ojo del dibujante. Agudiza la visión, incrusta patrones, formas y colores en la mente y permite que las manos aprendan a danzar sus pasos adecuadamente sobre el papel. Pero sobre todo, ofrece la aprehensión profunda del camino que conecta el razonamiento, el sentimiento y la ejecución física que genera la huella que termina en el papel.